Hacer frente a los trols de la red

Xiskya Valladares, Daniel Pajuelo

Ponentes

Para el sacerdote y Educador Daniel Pajuelo, la tecnología y la educación van de la mano. Mediante… Leer más

Existe un miedo, oculto o no, que todas las personas tenemos: el de ser criticados o insultados. Ese miedo se multiplica cuando, encima, representas a una institución. Y más aún si esa institución se mueve en un ambiente notablemente marcado por personas lejanas ideológicamente de sus valores o llenas de prejuicios históricos contra ella. Es el caso de las personas que representan a la iglesia católica en las redes sociales, que en la actualidad son minoría en estas. Pero ¿se trata de trols o de críticos insatisfechos por su experiencia? Necesitamos aprender a distinguirlos porque no se deberían gestionar igual.

A los trols, ni agua ¿Y si se representa a una institución cuyo Maestro invita a poner la otra mejilla? ¿Cómo se entiende y se vive en las redes este consejo?

A los críticos con experiencias negativas, vamos a responderles e intentar conversar con ellos mientras nos dejen; la idea es limar asperezas, crear nuevas experiencias de encuentro. Pero ¿sin límites? ¿hasta dónde? El límite en todos los casos es claro: el respeto y la educación. No podemos conversar cuando el ruido es demasiado elevado. El objetivo también es claro: crear encuentros, humanizar las redes.

¿Se puede dialogar con el que piensa radicalmente diferente a uno? En un mundo globalizado parece estar de más la pregunta. La respuesta debería ser afirmativa, pero ¿cómo hacerlo? La práctica no es tan clara, ¿por qué? En Comunica2, dos religiosos, Daniel y Xiskya, responden a todos estos interrogantes.

Conversación

Política de cookies

Este web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Al navegar, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. En cualquier momento puedes cambiar la configuración de 'cookies' de tu navegador. Leer política de cookies.